Home Links Contacts Give us a link
 
Main Cities
Piazza Armerina

Introducción

Esta ciudad se encuentra ubicada en una región montañosa y de campos fértiles. Piazza Armerina surgió cuando los Sarracenos se establecieron en Colle Armerino en el siglo X; y creció fuertemente durante el siglo XV.
Sus calles forman un laberinto que resulta más que interesante recorrer.


Qué ver y hacer


La calle por excelencia por donde salir de compras en Piazza Armerina es Via G Mazzini. Su centro  histórico es necesario recorrerlo entero. La enorme catedral se encuentra en lo alto de una colina, en Via Cavour. Es posible divisar su cúpula desde lejos; y su fachada se incorporó en el siglo XVIII, sólo un poco antes que la cúpula. En el interior, predominan los colores azul y blanco. El Palazzo Trigona se encuentra cruzando la calle, y la estatua del hombre que apoyó la construcción de la catedral está en la piazza.
Via Monte, una calle peatonal, pasea a los visitantes por una parte muy colorida de la ciudad, con pequeños pasadizos y calles angostas.
Los restos del Castello Aragonese, construido en el siglo XIV, se encuentra en Via Floresta, que pasa también por el Palazzo Trigona.
Junto a la Piazza Garibaldi está el fabuloso Palazzo di Città, del cual sólo puede observarse su fachada, ya que las visitas están prohibidas. Y desde allí también se pueden admirar las impresionantes puertas talladas y de piedra tosca de la Chiesa di San Rocco.
Para celebrar la hazaña de Rogelio I de Sicilia cuando recuperó Piazza Armerina de los Moros en el siglo XI, a mediados de agosto se celebra el Palio dei Normanni. Se organizan desfiles, justas y otros festejos.

A sólo 5 km de Piazza Armerina se encuentra la Villa Romana del Casale, la villa más importante en Sicilia, que fue seleccionada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Se dice que podría haber pertenecido al co-emperador de Diocleciano, Maximiano. Tanto el tamaño como su aspecto en general son simplemente deslumbrantes. Sus mosaicos, por ejemplo, representan todos los aspectos de la vida romana.
La villa tiene cuatro redes de construcción. Tuvo también períodos de abandono, y sufrió destrozos causados por el rey normando conocido como Guillermo el Malo en el siglo XII. Un alúd luego dejó toda la zona bajo tierra; y aún cuando las excavaciones se comenzaron a hacer en el siglo XVIII, fue sólo en el XX que pudieron descubrirse y recuperarse algunas cosas. Lamentablemente, hubo una inundación en los años 90 que volvió a afectar los mosaicos. Según la UNESCO, otro de los riesgos es el techo que hoy los cubre, y se cree que la temperatura y humedad existente durante el verano terminarán por estropearlos aún más.
La villa tiene su propio aparcamiento y una cafetería. Sus angostas calles son difíciles de transitar cuando los 2000 turistas salen a pasear. Por eso los mejores momentos para recorrerlas son muy temprano en la mañana o al mediodía. Es importante destacar que, lamentablemente, la villa aún no ha sido acondicionada para recibir la visita de personas con movilidad reducida.
También hay piscinas con mosaicos originales, un gimnasio y un patio principal. También hay un largo pasillo donde han sido representadas escenas de cazas de animales y o las palabras mismas de Homero, entre otras representaciones; y un salón comedor con ilustraciones de Hércules.

La oficina de información turística se encuentra en Via Cavour, en Piazza Garibaldi. Sólo se habla italiano, por lo que a veces es necesario dirigirse a Via Umberto I para encontrar mapas o asistencia en algún otro idioma.


Dónde comer y beber


Da Totò (Via G Mazzini). Aquí se sirven platos de carne, pastas y risotto, y vino local. Es una trattoria tradicional.
En Via del Teatro se encuentra Del Teatro, un restaurante informal donde se sirven pizzas y pastas, y en verano es posible disfrutar de la comida en las mesas dispuestas al aire libre.
La Tavernetta se encuentra en Via Cavour, cerca de la catedral. Esta es una simple y a la vez fantástica trattoria donde se prepara deliciosa comida.
La Ruota se encuentra a sólo 1 km de la villa. Muy buena comida. Uno de los platos recomendados es el estofado de conejo con tomates, aceitunas y alcaparras.
Garibaldi se encuentra en la calle que lleva el mismo nombre. Es un restaurante nuevo, con una atmósfera calma y elegante. Cuenta con una terraza. Sirve platos tradicionales con su toque personal. Los vinos son todos italianos, y predominan los sicilianos.
El tan de moda Club La Belle Aurora, en Piazza Castello, es ideal para ir a disfrutar de unos tragos.


Cómo llegar y desenvolverse


EN AUTOBÚS: hacia Enna (duración: 45 minutos, servicios: 8 por día de lunes a sábados, y sólo 2 por día los domingos), a Siracusa (duración: 2 horas, servicios: 1 por día ), a Catania (duración: 1hora y ½, servicios: 9 por día de lunes a sábados).


 
Toscana