Home Links Contacts Give us a link
 
Main Cities
Sicilia: Costumbres y estilo de vida

Sicilia: Costumbres y estilo de vida


Más allá del amor por la comida, sus gestos y movimientos exagerados y su manera peligrosa de conducir, los sicilianos tienen otros rasgos muy propios también.

Personalidad

Esta isla ha pasado por las manos de tantas culturas y generaciones, que resultó inevitable que a través de los siglos todas ellas fueran dejando marcas indelebles en ella.

De acuerdo con lo que dicen los italianos de la península, los sicilianos son tradicionales, desconfiados, impasibles, gente de fe, sociales, seguros de sí mismos y muy considerados, y tienen un horroso sentido del humor.


La familia y los amigos

La familia y los amigos son lo más importante en la vida de un siciliano. El serles fiel y respetarlos, sin importar que otras cosas sean parte de su vida, eso es lo más significativo para ellos.
Algo que también es esencial en la vida de cualquier siciliano es el buen vestir y la apariencia, al igual que el adaptarse a las convenciones sociales y religiosas.
El interés principal de un hombre es demostrar que él puede ser el soporte de la familia, hacerla escalar en los escalafones de la sociedad, pudiendo así obtener un mejor trabajo y también cualquier otro tipo de posibilidades a través de sus conexiones con la Mafia en una máquina social llamada patronazgo social. Para las mujeres es vital ser honradas y respetadas en la vida.

Las mujeres

Se espera que las mujeres lleven vidas que sean resistentes y adaptables a cualquier cambio, que acepten ser protegidas y dejen que los hombres en su familia le manejen la vida. Esta importante manera de considerar cómo una mujer debería ser comenzó a cambiar en las últimas dos décadas del siglo XX. Hoy en día, las mujeres sicilianas tienen más oportunidades de tener una educación, incluso de nivel universitario.
Los derechos de las mujeres han sido promovidos y defendidos por Archidonna desde la década del 80, y esto incluye sus derechos en el mundo de los negocios y la política. Además, en las últimas dos décadas, la violación comenzó a ser considerada un crimen penal.
Existen muchos libros y películas que describen las condiciones en que las mujeres han vivido. Si quiere saber más sobre qué es lo que escritores y directores de cine tenían para decir al respecto, diríjase a:

Malèna, de Giuseppe Tornatore
Divorzio all’’italiana, con Marcello Mastroianni
On Persephone’s Island, de Mary Taylor Simeti
Midnight in Sicily, de Peter Robb

Religión

En Sicilia existe una gran devoción por la Iglesia Católica Romana, algo que contrasta un poco con la Italia peninsular. Un tratado a finales de los años 20 del siglo pasado convirtió el Catolicismo en la religión oficial de Italia. Se modificó cuando, en los 80, el tratado fue revocado y la educación religiosa se volvió opcional. Existen dos santuarios importantes en la isla: Santuario della Madonna en Tyndaris, y el que se encuentra en Gibilmanna.
En tierra firme, la fe y la superstición se fusionan; en contraste con aquellos residentes jóvenes que no siguen con los códigos religiosos de sus ancestros.
Entrar a una iglesia en Sicilia tiene sus restricciones: están prohibidos los hombros al descubierto, al igual que llevar minifaldas o shorts.

Nativos e inmigrantes

La tasa real de desempleo en Sicilia alcanza el 28%. La mayor parte de los inmigrantes proviene de África, Bangladesh y Pakistán. Ellos aceptan los trabajos peor pagos; y los más jóvenes llegan aquí con la esperanza de seguir creciendo y poder abrirse un camino. La cantidad de inmigrantes ronda los 10.000 por año. Igualmente, la inmigración en el siglo XIX, trayendo a todas aquellas personas que esperaban un futuro mejor en fábricas del norte del país, representa sólo 5 millones de habitantes de Sicilia.

Cosa Nostra

Quizá haya surgido de mu’afah (del árabe “refugio”), o mahjas (fanfarronería); lo que sí es cierto es que los mafiosos eran considerados íconos de elegancia, orgullo e independencia. Desde el siglo XV, cuando incluso los nobles tenían pocas oportunidades para hacer dinero, fue necesario realizar ciertas modificaciones en sus propiedades llevando la población rural a la ciudad y así mejorar la efectividad de los cultivos. Los nobles dejaron sus propiedades para vivir en las ciudades, y sus alguaciles estaban a cargo del cobro de los alquileres. Esto contaban con la ayuda de algunos campesinos que llevaban armas y generaban cualquier tipo de problema... Los llamados mafiosi...
Estos mafiosi se volcaron al robo, y las autoridades no se animaban a detenerlos... por miedo.
Mientras tanto, los campesinos también les temían, ya que los mafiosos representaban la forma de luchar contra la nobleza feudal. Por eso es que estos campesinos protegían y mantenían en secreto… la Cosa Nostra.
Sólo en 1982, la palabra Mafia se transformó en un término legal.
Decir que la organziación de la Mafia es extremadamente religiosa suena imposible de creer. Aún así, se sabe que existen ciertas reglas básicas que un mafioso debe cumplir para poder formar parte de esta temible organziación, como la de respetar a sus esposas, no desear la mujer del prójimo, ser fiel y mantener las manos alejadas del dinero de otras familias.

Mafia post-guerra

Después de la Segunda Guerra Mundial, la Mafia se dirigió a las ciudades. Inmediatamente se apoderó de la industria de la construcción. En los años 50, se firmó un acuerdo entre la Mafia americana y la siciliana para lanzar el negocio de las drogas.
Entre los años 60 y 70, el tráfico de drogas era tan lucrativo que muchos miembros de familias morían en la lucha por la zona perfecta y poder así ganar más que los otros.
En 1982, cuando el gobierno italiano envió al General Carlo Alberto Dalla Chiesa a liderar la organización anti-Mafia, éste fue asesinado.

347 mafiosos fueron condenados en el super jucio de 1986. En este tiempo, incluso la gente común comenzó a darse cuenta de cómo funcionaba esta organización.
Cuando Totò Riina, el mafioso más importante, fue capturado en el año 1993, se lo acusó por la muerte de los magistrados Giovanni y Paolo Borsellino.

Los que se atrevieron a luchar contra la Mafia

Las primeras actividades en contra de la Mafia se llevaron a cabo en las últimas décadas del siglo XIX.
Miembros de la izquierda que se distanciaban de los partidos Socialista y Comunista se convirtieron en los principales activistas de esta organización anti-Mafia. Para esta época, Giuseppe Impastato, quien tenía un show de radio en el cual se ridiculizaba a los mafiosos, fue asesinado. De hecho, él había sido hijo de un mafioso también. Luego vino el asesinato del General Carlo Alberto dalla Chiesa. Educadores, políticos y curas también se sumaron a este movimiento.
En la década del 80, Leoluca Orlando, el alcalde de Palermo, alentó el arresto de los miembros de la Mafia. Incluso luego de su mandato siguió involucrado en la lucha contra la Mafia con una organización llamada “la Red”.
La gente común también colaboró en este movimiento colgando pancartas con slogans en contra de la mafia, y los dueños de las tiendas tenían una liga para afrontar extorsiones. La organización Libera obtuvo del gobierno italiano las tierras expropiadas a los mafiosos para crear empresas dedicadas a la agricultura. La iglesia católica también se sumó y colaboró en esta lucha.
En lo que respecta a la administración, en Gela varias personas que estaban relacionadas con la Mafia fueron despedidas.

La Mafia contemporánea

Comenzando con el arresto de Riina en 1993, muchos de los mafiosos más importantes han terminado en la cárcel. Personajes tales como Leoluca Bagarella, Giovanni Brusca, Vito Vitale, Mariano Troia, Salvatore Sciarabba, Bernardo Provenzano y Salvatore lo Piccolo, por ejemplo. A partir de esto es imposible concluir que la Mafia haya sido finalmente eliminada de todo... Pero sí se están tomando pasos importantes para hacerle frente.
Hoy en día, los miembros de la Mafia incluso perteneces a los escalafones más respetados de la sociedad y tienen mucho poder. Ha surgido un tipo de Mafia que se encuentra aún más oculta. A pesar de que un siciliano consiguiese un contrato legal, los mafiosos le dirán dónde y cómo operar e insisten en el pago de un pizzo (dinero a cambio de protección). Se ha desifrado que la Mafia gana aproximadamente un 10% del producto bruto interno anual, al cual se llega en parte con el pago de los pizzo. Existe Addiopizzo, que es una campaña para reunir a todos aquellos negocios que hubieses decidido dejar de pagar pizzo.
Se han dado pequeños pero seguros y significantes pasos en esta batalla contra una organización que ha sobrevivido durante siglos en la isla. Aún queda mucho por hacer; aún así, los logros obtenidos hasta el momento son muy importantes.


 
Toscana