Home Links Contacts Give us a link
 
Main Cities
Sicilia: La Isla a través de los siglos

Sicilia: La Isla a través de los siglos


Debido a que se encuentra en el medio del Mar Mediterráneo, enormes imperios, reinos y la mafia misma  se han disputado Sicilia desde siempre. Todas esas guerras en las que se ha encontrado involucrada la isla, con tanta conquista y cambios de poder, han generado una mezcla muy interesante de religiones, arquitectura, comida y costumbres.

Los primeros habitantes

Quienes visitan hoy la isla pueden observar las pinturas realizadas en la Edad de Piedra que los habitantes de aquellas épocas grabaron en las cuevas de la Isla Egadi (Levanzo) y en Monte Pellegrino.
Hay rastros de un primer asentamiento de un pueblo proveniente del Medio Oriente y que llegó a la isla entre los siglos IL y XXX antes de Cristo.
En el segundo milenio, la isla vio la división entre aquellos que llegaron al norte y oeste de Sicilia; los élimos, de origen griego, que llegaron al sur; y aquellos en la Costa Jónica. Más tarde, llegaron al oeste en el siglo IX aC los norafricanos conocidos como Cartagineses, y luego los griegos lo hicieron en el siglo VII aproximadamente. El comercio obsidiano comenzó, y los puertos crecieron en toda la costa oeste.

La expansión griega

Comenzó en el siglo VIII aC, cuando llegó a la isla un grupo proveniente de Calcis y fundó Naxos. Inmediatamente después, los corintios llegaron y fundaron Siracusa. Uno detrás del otro, todos establecieron nuevos asentamientos y la isla se vio prácticamente conquistada por su cultura. Megara Hyblaea, Gela, Selinunte, Mesina y Agrigento vinieron más tarde.
La lucha por el poder comenzó entre los Fenicios (del oeste) y los griegos (con dominio en el sur y este). Amílcar, el general de Cartagena que apoyaba a los fenicios, llegó a Sicilia pero fue vencido por Gelon en Himera.
El crecimiento y la prosperidad de la isla en aquel entonces se refleja en los grandes monumentos de los griegos. Las ciudades se volvieron poderosas y prósperas, pero todas estaban enfrentadas. Los habitantes originales reaccionaron a los logros de los griegos, lo que trajo la lucha y las disputas a la isla.
Por primera vez, una colonia siciliana, Siracusa, se convirtió en un rival para Atenas: venció al ejército griego y se transformó en la ciudad más poderosa de Sicilia. Cuando Siracusa estaba aún saboreando la victoria contra los Griegos, Cartagena invadió otra vez con Hannibal al mando, y destruyó Selinunte, Himera, Agrigento y Gela.
A pesar de que en los dos siglos que siguieron prevaleció la paz en todas las ciudades de la isla durante la era de Timoleón e Hierón, el dominio griego en la isla no sobrevivió por mucho tiempo.

La primera colonia de los romanos

Conquistar Sicilia significó un puente hacia toda el área del Mediterráneo. Escablizaron a los habitantes de la isla en enormes propiedades y les negaron el derecho a la ciudadanía, lo que provocó dos rebeliones.
Durante los siglos siguientes, Sicilia experimentó un renacimiento comercial y se levantaron los monumentos más magníficos. En el siglo III dC, los sicilianos se convirtieron en ciudadanos del imperio.
Luego de la caía de los romanos, los vándalos se apoderaron de ella por un tiempo, y luego llegaron los bizantinos inspirados por la idea de apoderarse de todo el territorio que los sarracenos habían conquistado.
En el siglo IX, los moros decidieron extender su poder sobre las rutas comerciales del Mediterráneo. Sicilia era claramente esencial, y comenzaron a planear su conquista.
Los Sarracenos invadieron y se apoderaron de Palermo y Siracusa, las ciudades más poderosas de Sicilia.
Fue un período muy próspero gracias a que los sarracenos realizaron ciertos cambios en la distribución de la tierra, y fomentaron el comercio, la agricultura y la minería; así como también trajeron árboles y la caña de azúcar, y crearon un sistema de irrigación.

Llegan los normandos

Roberto Guiscardo, conquistador y mercenario, había ganado ya territorio en la península.
A cambio por haber recibido el título de Duque, Roberto Guiscardo prometió devolver Sicilia  al mundo cristiano. Y lo hizo, con la ayuda de su hermano Rogelio, quien, con el título de Conte de Sicilia, convirtió la isla en un territorio próspero y ordenó la creación de fabulosos edificios. Su poder fue marcado por la aceptación de las diferentes lenguas, diferentes culturas y la fusión entre el este y el oeste.
Su sucesor, Rogelio II, fue un intelectual que favoreció las artes y expandió el reino.
La lucha por el poder por parte de los sucesores de Rogelio II, el desalojo de los árabes dejando la burocracia sin empleados y la tensión entre la Iglesia Católica Romana y el trono restaron autoridad al eficiente y próspero reino creado por Rogelio.
Finalizada la guerra por la corona, la dinastía Hohenstaufen reinó en Sicilia. Federico II Hohenstaufen convirtió a la isla en un poder centralizado, iluminado por las artes y reforzado en ambos lados con ciudades tan esplendorosas como Palermo, un importante centro comercial y cultural.
Los puntos negativos de este reino fueron la imposición de límites oficiales al mercado libre y la enemistad subyasente de los barones, aliados y Papas.

El período francés y las Vísperas Sicilianas

El Papa Urbano IV propuso que Carlos I de Anjou tomara el mando, los herederos de Hohenstaufen fueron muertos en batalla o decapitados. Algunas de las características más importantes de este período fueron los impuestos altos, la intolerancia religiosa y la persecución de todos aquellos a favor de la dinastía Hohenstaufen. Cuando los españoles se apoderaron de Silicia, éste se transformó en un reino basado en un sistema feudal real caracterizado por su falta de tolerancia religiosa y el control de la Inquisición.

La era hispana

Los túrquicos en el este, el Renacentismo italiano que no había llegado aún a la isla por la política monopolística de los españoles, y la corona que favorecía a América sobre Sicilia como ruta comercial dejaron a la isla en una posición muy desfavorable. El rey ni siquiera conocía la isla.
La pobreza, la ignorancia, sus crueles y deshonestos virreyes, nobles caprichosos y la intolerancia religiosa fueron las marcas más grandes del dominio español. Los siglos XVII y XVIII se caracterizaron por terremotos y volcanes en erupción, y se ignoraron las demandas por reformas.
La llegada de Napoleón a tierra firme hizo que Fernando se dirigiera a Sicilia. Para volver todo a la normalidad, el comandante de las fuerzas británicas insistió en el dictado de una constitución que anuló los privilegios feudales, y creó un parlamento y una nueva corte en Palermo.

Unificación

Cuando el reino de Fernando se volvió a unir, pasaron 12 años antes de que se produjera la llegada heroica de Garibaldi a la isla para alcanzar y lograr la tan deseada unificación. Sucedió en en el año 1860, casi 6 siglos después de que los españoles tomaran el control de la isla.
Garibaldi no llevó a cabo ninguna reforma social; y un poco más tarde, y por referendum, la dinastía Saboya se convirtió en la corona del reino.

El Reino de Italia, el Fascismo y la Mafia

Sólo un grupo selecto podía votar y los impuestos eran muy altos. Todo esto, junto con el no haber cumplido con las reformas que tanto se habían esperado, hizo que se generara una atmósfera muy tensa luego de la Unificación.
Así fue que aparecieron los mafiosos. Eran los intermediarios entre los arrendatarios agrarios y los dueños, y resolvían cualquier problema que surgiera, a falta de un sistema legal justo.
Los fasci (el sindicato agrario) exigía una reforma, lo que trajo represión por parte del estado.
La inmigración y las reformas agrarias jamás realizadas marcaron el comienzo del siglo XX. Mussolini estableció el Fascismo en Italia y Sicilia, y casi eliminó la Mafia. Su decisión de sumarse a la Segunda Guerra Mundial causó gran destrucción en la isla. Fue un mafioso quien, con la ayuda de aliados, recuperó la isla.

La era Post-guerra

El movimiento separatista continuó prosperando, y los comunistas continuaron con sus protestas por el sector agrario, demandando una reforma. Se pidió a la Mafia que colaborara en la abolición de aquellas protestas comunistas en la isla.
La Mafia se aseguró de que los demócratas cristianos encabezaran las encuestas, simplemente para favorecer sus propios intereses. Este sistema es conocido como patronazgo político.
La Mafia ha contribuido a que Sicilia tenga aún ese estado de pobreza comparado con el norte del país.
La institucionalización del soborno a la orden del día fue un escándalo que movilizó al país entero. Incluso el primer ministro, en el año 1995, fue puesto a prueba en la investigación denominada “Manos Limpias”.
Los dos magistrados que llevaron a cabo la investigación fueron luego asesinados. Este hecho dio paso a las opiniones encontradas de los sicilianos con respecto a la Mafia.

Actualidad

A pesar de una tasa de desempleo real del 30%, con salarios que son la mitad de lo que reciben los habitantes del norte, por ejemplo, Sicilia ha mejorado su condición. La industria es bastante pobre y la agricultura sigue siendo la base de su economía. Además, la modernidad y la tecnología no fueron muy bien recibidas por la mayoría.
Durante las últimas décadas se ha visto al primer ministro Silvio Berlusconi en juicio y tres figuras importantes de la Mafia fueron arrestadas.




 
Toscana